Mente sana, Espíritu sano, Cuerpo sano.



¿Cómo lograrlo?

 






Aunque es viejo, el concepto siempre será vigente: la salud, señala la Organización Mundial de la Salud (OMS), no es solo la ausencia de enfermedad, sino el estado de completo bienestar físico, mental y social.

Fundadas en eso, muchas corrientes promueven la relación congruente de estos tres elementos, para hablar de un organismo sano. En otras palabras: una persona puede tener su mente en buen estado, pero si su cuerpo está enfermo y el entorno no es favorable, en esencia está enferma.

Existe una amplia evidencia científica según la cual las actitudes positivas, la risa, los buenos entornos y el autocuidado evitan no solo la aparición de enfermedades, sino que acorta los tiempos de recuperación y rehabilitación cuando se padece un mal.

Estas actitudes incluyen hábitos que, de acuerdo a la OMS, son básicos en este proceso: una alimentación sana, baja en carbohidratos, y rica en vegetales y frutas y proteínas de alto valor. También suma el ejercicio regular y la eliminación del cigarrillo, las drogas y el alcohol.

Partiendo de estas bases, abrió sus puertas la Fundación Conexión Bienestar. Su directora, Carolina Angarita, dice que su objetivo es difundir información valiosa a la gente sobre salud física, emocional y espiritual.

Tenga en cuenta las siguientes recomendaciones:

 

1. Escuchar música es muy relajante y lo ayudará a tener la mente ocupada, por fuera de las preocupaciones cotidianas.

2. Hacer un receso de diez minutos cada dos horas le permite relajar la mente y descansar para ser más proactivo en su trabajo.

3. Alimentarse de manera saludable y tomar el tiempo necesario para hacerlo le permite mejorar su sistema digestivo y disminuir sus niveles de estrés. Para mantener su mente y cerebro sanos, procure incluir en su dieta alimentos como semillas de calabaza, brócoli, nueces, té verde, avena, frutas, verduras, entre otros.

4. Ver, oler y sentir hacen parte de la activación de los sentidos. Dese la oportunidad de estar en contacto con lo natural, es bastante importante para descargar energías y renovarlas.

5. Realizar actividad física es fundamental, pues ayuda a descargar el estrés del día y a renovar baterías.

6. Dormir el tiempo necesario (alrededor de 8 horas), en un entorno tranquilo y ventilado; mantener un horario regular  a la hora de dormir y realizar una siesta corta durante el día, le ayudarán a disminuir el estrés, a mejorar la memoria y a aumentar la concentración.