El karma y sus 10 leyes. Todo vuelve.



El Karma es el juez de nuestros actos que nos ayuda a reflexionar sobre nuestras acciones y pensamientos.

¿Pero qué es el Karma?

En la religión budista y en el hinduismo la ley del karma es un ejemplo especial de la ley de causa y efecto que establece que nuestras acciones físicas, verbales y mentales son causas, y nuestras experiencias son sus efectos.

La ley del karma enseña por qué cada individuo posee una disposición mental, una apariencia física y unas experiencias únicas. Estas son los efectos de las incontables acciones que cada uno ha realizado en el pasado. Puesto que no hay dos personas que hayan realizado las mismas acciones en vidas pasadas, nadie puede tener los mismos estados mentales, experiencias y apariencia física que otro. Cada ser posee su propio karma individual.


Algunas personas disfrutan de buena salud y otras sufren enfermedades sin cesar. Unas tienen un físico atractivo y otras no. Algunas siempre están alegres y se conforman con poco, mientras que otras suelen estar de mal humor y nunca están satisfechas. Algunas personas entienden con facilidad el significado de las enseñanzas espirituales, pero otras las encuentran difíciles y oscuras.

La palabra karma significa ‘acción’ y se refiere principalmente a nuestras acciones físicas, verbales y mentales. Las acciones que efectuamos dejan huellas o impresiones en nuestra mente muy sutil que, con el tiempo, producen sus correspondientes resultados.

10 Leyes inequívocas de KARMA:

 1. La ley de causa y efecto

Lo que sembramos es lo que cosecharemos. La energía negativa que envíes a otros volverá de nuevo a ti, pero 10 veces más potente. El Karma es el juez de nuestros actos que nos ayuda a reflexionar sobre nuestras acciones y pensamientos.

2. Ley de la creación.

La vida necesita que participemos de ella, que vivamos y ayudemos a otros a vivir. Lo que nos rodea nos da pistas sobre nuestro estado interior, está en ti crear las opciones que quieras tener en tu vida.
3. Ley de la humildad.
Lo que te niegas a aceptar, te seguirá ocurriendo. Si ante alguien o algo solamente ves a un enemigo o algo negativo, entonces no estás en un nivel superior de existencia.

4. Ley del crecimiento.

Para que podamos crecer en el espíritu somos nosotros los que debemos cambiar y no las personas, lugares o cosas que nos rodean. Tenemos el control de nuestras propias vidas, ¿cómo la conducimos?

5. Ley de responsabilidad.

Lo que nos rodea nos refleja y reflejamos lo que nos rodea; así que es muy importante asumir la responsabilidad de lo que está presente en nuestras vidas.

6. Ley de la conexión.

Si algo que hacemos parece insignificante, es muy importante saber que se hace en conexión con todo el universo. Ni el primer ni el último paso son más o menos importantes porque ambos son necesarios para realizar la tarea. Todos estamos conectados en pasado, presente y futuro.

7. Ley del enfoque.

No se puede pensar en dos cosas al mismo tiempo, tienes que ir subiendo poco a poco porque cuando perdemos el control de nuestras vidas, despertamos a la inseguridad y a la ira.

8. Ley del dar y de la hospitalidad.

Si tú crees que algo es verdad, entonces en algún momento de tu vida serás llamado a demostrar que es verdad.

9. Ley del aquí y ahora.

Mirar hacia atrás y vivir anclados en el pasado es lo que nos impide disfrutar del presente y estar totalmente en el aquí y ahora.

10. Ley del cambio.

La historia se repite hasta que aprendamos las lecciones necesarias para cambiar nuestro camino.