Oráculo de los griegos

Un oráculo es una respuesta que da una deidad por medio de sacerdotes, o de la Pitia o Pitonisa griega y romana, o la Sibila, o incluso a través de interpretaciones de señales físicas o de interpretaciones de símbolos sobre piedras, como las Runas, o de interpretaciones de símbolos sobre cartas, como el Tarot, o de sacrificios de animales. Los oráculos griegos constituyen un aspecto fundamental de la religión y de la cultura griega. El oráculo es la respuesta dada por un dios a una pregunta personal, concerniente generalmente al futuro, como método de adivinación. Los oráculos no pueden ser pronunciados más que por algunos dioses, en los lugares precisos, sobre objetos determinados y con respeto a unos ritos determinados rigurosamente: el oráculo se relaciona con un culto. Además, interpretar las respuestas de un dios, que se expresa de diversas formas, requiere a veces un aprendizaje. El oráculo necesita a menudo una interpretación.
Los adivinos, como Tiresias, son considerados personajes mitológicos: la adivinación, en Grecia, es un asunto de personas respetuosas de unos ritos determinados, que la tradición había podido dar la apariencia de una inspiración, o, en sentido propio, «el hecho de tener el dios en sí».
Principales oráculos del mundo griego:
Oráculo de Delfos en Grecia, en la falda del monte Parnaso.
El santuario del dios Apolo fue desde antiguo un importante centro de culto. El oráculo se recibía a través de una mujer que se llamaba Pitia o Pitonisa, que entraba en estado de éxtasis frenético. Se pensaba que era el ombligo del mundo, por eso existe allí una piedra esculpida llamada onfalion, u ombligo, marcado por el paso de dos águilas soltadas por Zeus desde los extremos del mundo.
Oráculo de Dádimo en la costa de Asia Menor.
Oráculo de Dódona en Epiro, Grecia. El recinto sagrado se hallaba en las montañas, al sur del lago Pamboris. El oráculo estaba situado en un roble sagrado que hacía también las veces de palomar.
Oráculo de Olimpia en la ciudad griega de Olimpia, en Elis, en el Peloponeso oriental. Era famoso el santuario de Zeus.
Oráculo de Delos, isla griega situada en el mar Egeo y considerada por los antiguos como el centro de todas ellas.